jueves, 25 de noviembre de 2010

Tira 47... casi. La versión de los objetos.

 -Sabíamos que esto pasaría. El autor lo insinuó en una lejana entrada. Resulta que anda hasta el cuello de trabajo y no puede dibujar la tira de hoy. ¡Pues nosotros no nos resignamos! ¿Verdad Copón?
-Resig... ¿qué?
-¡Que vamos a contar por escrito nuestra historia!
-Ah, eso... ¡Sí, por escrito!
 -Claro, somos perfectamente capaces de hacerlo... ¡Y además así conoceréis nuestro punto de vista! ¡Sí señor! Porque, para empezar, ¿qué demonios es eso de dejarnos perdidos en plena noche y en un desierto? Tirados en mitad de la arena, y sin poder seguir aquel destello...
-Bueno, Hostia, a mí me gusta este lugar...
-¿Te gusta? ¿Pero no te das cuenta que esto no tiene sentido? ¿Que la historia avanza sin ton ni son, dando bandazos?
-¡Oh, pero la noche en el desierto es tan hermosa! Toda esta quietud bajo el cielo estrellado y la luna creciente... ¿No te parece romántico?
Y en ese momento la máquina de café estalla en llanto.
-¡Buuaaaaa...! ¡Buuaaaaaa...! ¡Yo quiero volver a mi mundo! ¡Quiero irme a casa! ¡Buuaaaaaaa...! ¡Buuaaaaaaaa...!
-¡Fabuloso, Copón! ¡Tu noche romántica se ha transformado en una de padres primerizos! ¡Y con un bebé de dos metros!
 -¡Qué rico! ¡Si llora café! ¡Ven con papá, pequeñín!

4 comentarios:

SRO dijo...

Hostia! Copón! pero si son dos de los aparejillos de misa, como decía un tío mío. Y están en pleno desierto. Estoy echando un vistazo al archivo y me parecen geniales. Les seguiré

Necio Hutopo dijo...

Si llora café lo adopto...

M i K e L dijo...

Pues a mí no me importaría verla dibujada, o sea, el lunes ración doble.

Gladyzs dijo...

Muy bien! Aunque extraño ver las expresiones de Hostia y Copón :)